miércoles, 10 de abril de 2013

FRAGATAS CLASE BALEARES F70


FRAGATAS  CLASE BALEARES F-70
Las fragatas de la clase Baleares representaron un cambio cualitativo notable para la Armada Española. Por vez primera en su historia la Armada Española (AE) contaba con con un verdadero buque multimision,equipado con misiles antiaéreos y con unas capacidades para la guerra antisubmarina desconocidas hasta ese momento en nuestro país. La presencia de estas fragatas supuso ademas la incorporación de nuevos procedimientos operativos que, colocaron a nuestra Armada al nivel de otras fuerzas navales de nuestro entorno. A pesar de ello la adquisición de estos buques no estuvo exenta de dificultades, principalmente impuestas por condicionantes , de índole diversa, debidos al régimen político imperante en España por aquellos años.Sin embargo, cabe decir que dichos inconvenientes resultaron, a la larga, muy beneficiosos para nuestra flota de guerra ya que crearon una base técnica  e industrial que permitiría  con el paso del tiempo, dotarse de una de las mejores fragatas multimision del mundo, la clase F100 Alvaro de Bazán.

                                       Fragata de la clase Baleares entrando en puerto a mediados de los años noventa.
  CONTEXTO GEOESTRATEGICO DE UN PROYECTO
  
  Durante los años de la Guerra Fría la flota del Pacto de Varsovia estaba en clara inferioridad técnica  y numérica  con respecto a su antagonista de la OTAN. La flota soviética, núcleo de esta fuerza casi en su totalidad, era consciente de esta inferioridad. Si echamos un vistazo al mapa ruso veremos que sus salidas al mar libre están condicionadas por su vecindad con naciones adversarias. La flota del Báltico necesitaba pasar por los estrechos bálticos para acceder al Mar del Norte, y por consiguiente, al Atlántico  Estos accesos se encontraban bajo el control de británicos  alemanes,daneses y suecos que podían bloquearlos con cierta facilidad dejando embotellada, en el Báltico, un mar cerrado,a la flota soviética. La flota del Mar Negro necesitaba de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos para acceder al Mediterráneo  un mar controlado, por la sexta flota norteamericana, por los británicos  desde Gibraltar, hasta Chipre y el Canal de Suez, por los italianos, por los franceses, y por los españoles. la flota del Pacifico tenia que moverse por los estrechos de Corea, o por el norte de Japón  para alcanzar mar abierto.Su situación no era envidiable puesto que japón contaba con bases estadounidenses que controlaban cualquier movimiento de sus buques, fuesen estos por el norte o por el sur. Para evitar estos inconvenientes los soviéticos comienzan a instalar bases navales en países aliados para, de esta manera, evitar, en caso de conflicto, que sus flotas quedaran embotelladas en su espacio litoral.Siria, Egipto,Argelia, y Libia en el Mediterráneo. Cuba en el patio trasero de Estados Unidos, La India en el Índico, y Mozanbique, o Angola en el sur de África por poner algunos ejemplos.
  En el aspecto técnico la armada soviética se centra en la construcción de una inmensa fuerza submarina capaz de poner en peligro las lineas de comunicación de la OTAN. El recuerdo de la ofensiva alemana de los U-boot en el Atlántico , y de los los submarinos norteamericanos en el Pacifico destrozando el trafico marítimo japones, produce un crecimiento desmesurado de unidades antisubmarinas en la OTAN. Con la caída del Telón de Acero en 1989 se vera que tal amenaza no era tan real como parecía pero consiguió el efecto deseado entre los aliados occidentales, la creación de una fuerza casi exclusivamente antisubmarina en detrimento de otros aspectos de la guerra naval como son el antisuperficie y antiaéreo.

                                  Lanzadores SRBOC de señuelos antimisiles a bordo de las F-70


   GÉNESIS DE UN  PROYECTO
  En la década de los sesenta la Armada Española es una fuerza anticuada con nula proyección oceánica  Muchas de sus unidades son retoques de buques que han combatido en la guerra civil. Lo mas "moderno" son los cinco destructores Fletcher ,procedentes de la ayuda americana, que combatieron en la Segunda Guerra Mundial, y que resultan del todo  anacrónicos para una fuerza naval minimamente moderna. La llegada de los destructores del programa FRAM, en numero de cinco unidades, y dotados con el ASROC para la guerra antisubmarina, representan un parche que no termina de compensar las carencias existentes como para pensar en una flota moderna acorde con los tiempos. En el aspecto submarino el panorama es desolador. Las penurias de posguerra y la falta de medios económicos  hacen de la flota submarina una fuerza anticuada que no mejora excesivamente con la llegada de los Balao americanos, como no, también veteranos del conflicto mundial.
Iniciando la maniobra de atraque.

  A mediados de la década se pone en marcha un plan de construcciones nuevas. Los ojos están puestos en el mercado británico  que tradicionalmente fue el constructor de una gran parte de los buques de la flota española. Los acorazados , cruceros, y destructores construidos antes de 1936 eran todos de factura inglesa. La vista esta puesta en las fragatas Leander, y en los submarinos de la clase Oberon. Pero la venta se trunca por cuestiones políticas  El gobierno laborista ingles veta la venta de estos buques  por considerar inapropiado el régimen de Franco en una Europa democrática  Subyace ademas el temor de que estos buques puedan ser empleados en un hipotético ataque contra Gibraltar. Cosas de la historia, cuanto se arrepentirán en el futuro de haber vendido dos destructores del tipo 42 a los argentinos, destructores que sirvieron a los pilotos argentinos para practicar el ataque que mandaría al fondo del mar al Sheffield y al Coventry durante la Guerra de las Malvinas.Los franceses, por su parte nos proporcionan los submarinos Daphne que servirán para renovar la flota submarina, y sacarla así de su obsolescencia.
                                                             En navegación, buscando mar abierto.
  Los norteamericanos ofrecen entonces su producto estrella en el campo de los escoltas antisubmarinos,el destructor de escolta de la clase Knox, que posteriormente pasaría a ser clasificado como fragata. Construido en numero de 46 unidades como escolta de convoyes, el tipo Knox hacia honor al concepto de buque antisubmarino. A parte de los lanzadores de torpedos convencionales contaba con el ASROC  Sistema muy novedoso que proyectaba, gracias a un cohete propulsor, un torpedo Mk-46 a doce millas de distancia tras lo cual el torpedo activaba su cabeza buscadora en busca del blanco. Portaba ademas un helicóptero , excelente ayuda para la caza de submarinos, y un montaje CIWS Vulcan Phalanx para defensa antimisil. A lo largo de su vida operativa unas pocas unidades embarcaron un sistema antiaéreo de misiles Sea Sparrow en lugar del montaje Vulcan Phalanx. Visto así las Knox ofrecían un interesante grado de polivalencia dentro de su clara especificidad antisubmarina. La presencia del Sea Sparrow proporcionaba un arco defensivo de unos trece kilómetros pero, los ejemplares que portaban el Vulcan reducían considerablemente su protección a escasos dos o tres mil metros. Es por este motivo que las Knox actuaban siempre bajo la sombrilla protectora de otras unidades mas dedicadas a las tareas antiaéreas  generalmente encuadradas dentro de algún grupo de combate de portaaviones.
Canastas dobles de misiles Harpoon. Durante las misiones en el Adriático pasarían a ser ocho misiles en dos montajes cuádruples.
  España acepto esta clase de buque para su diseño Baleares pero con las modificaciones necesarias para convertirlo un buque mas  polivalente. Se sacrifico el helicóptero en función de un montaje de misiles Standard que proporcionaba una buena capacidad de defensa de zona. El misil pesaba 1350 kgs. ,portaba una cabeza de 62 kgs. de alto explosivo y se le admitía una cierta capacidad antibuque. Este dato siempre fue polémico y discutido. Se sabe que los lanzamientos realizados en España no fueron exitosos pero esto cambiaría radicalmente en 1988. En plena escaramuza con unidades iranies en el Golfo Pérsico  la fragata FFG-Simpson lanzo cuatro misiles contra una corbeta misilera del tipo Kaman. El crucero Wainright, que servia de pantalla protectora a la fragata, también lanzo dos misiles. La corbeta recibió impactos, y se hundió al día siguiente. La capacidad de defensa zonal era un gran avance de las Baleares frente a sus homologas estadounidense.La posibilidad de abatir blancos dentro de un radio de cuarenta kilómetros permitía a las Baleares realizar tareas de apoyo y protección a otras unidades de la flota con buenas garantías de éxito.
Misil Standard para defensa zonal. Fue el primer misil de estas características a bordo de un buque de guerra de la Armada.
  Para sacar un mejor partido a las tareas de vigilancia las fragatas españolas fueron dotadas con un radar tridimensional de largo alcance SPS-52. A pesar de su capacidad multimisión el componente antisubmarino era imponente. La carencia de helicóptero embarcado fue muy criticada en un momento en el que las aeronaves de ala rotatoria se consideraban indispensables a bordo de cualquier buque moderno tanto para tareas de exploración como de búsqueda y ataque de submarinos. En el caso español se compenso aumentando la capacidad antisubmarina en los campos de la detección y del armamento torpedero. Las Baleares contaban con un sonar de casco DE 1160LF, y con un sonar calable, de profundidad variable, SQS-35V. Su capacidad de torpedos era temible. Contaba con dos lanzadores dobles de torpedos MK-46 en ambas amuras, dos tubos, situados en el espejo de popa que lanzaban ingenios del tipo Mk-37, y el lanzador ASROC que lanzaba a gran distancia los torpedos MK-46 gracias a un cohete propulsor. La fragata transportaba,a plena disponibilidad, 41 torpedos , dieciséis de ellos con carga propulsora para el ASROC, y 16 misiles antiaereos. A nivel de artillería contaba con un montaje artillero de 127mm con su correspondiente dirección de tiro que era capaz de disparar un proyectil a 23 kilómetros de distancia en tiro de superficie con una velocidad de salida de 800 mts/seg.
  La década de los ochenta trae consigo una guerra naval, el conflicto de las Malvinas, que supondrá una revisión a fondo de los conceptos existentes hasta ese momento sobre el combate naval y la protección de los modernos, y muy costosos buques de guerra. El misil antibuque se consagra como el destructor de barcos por excelencia. La modernisima Royal Navy que está a punto de sufrir un descalabro de dimensiones colosales frente a la anticuada, pero aguerrida, aviación argentina,¿ qué hubiera podido hacer frente a un ataque de misiles en masa del Pacto de Varsovia?. La AE no es ajena a las nuevas corrientes surgidas del conflicto, en los años posteriores  las Baleares serán dotadas con dos sistemas de defensa de punto MEROKA y con ocho montajes, dos cuádruples, para misiles Harpoon antibuque. Al mismo tiempo desaparecen los tubos lanzatorpedos de popa,considerados ya obsoletos, y se conserva intacta la capacidad del resto de las armas ASW.
El MEROKA era un arma antimisil excelente cuando funcionaba... un radar de adquisición italiano, una dirección de tiro norteamericana, y unos cañones de fabricación alemana crearon problemas de compatibilidad de sistemas  dando a este montaje una mala fama inmerecida.
  La presencia de estas fragatas en los conflictos del Golfo Pérsico y de la antigua Yugoslavia, en tareas de vigilancia e interdicción y control nos muestran unos buques en pleno apogeo operativo. Las Baleares estaban consideradas entre las fragatas de su categoría mas densamente armadas. Un cañón de 127mm, cuatro ametralladoras de 12,7 mm, dos montajes MEROKA, misiles antiaéreos Standard(16 misiles), misiles antibuque Harpoon (8 misiles), ASROC(8 lanzadores), y dos tubos dobles lanzatorpedos.
Vista proel de una fragata F-70


Montaje cuádruple de misiles Harpoon a popa de la fragata Baleares en vísperas de partir hacia la Antigua Yugoslavia

  Las Baleares fueron buenos buques de escolta producto de la Guerra Fria. Fueron ademas las primeras unidades de la Armada realmente modernas que abrieron el campo a sus sucesoras, las Santa Maria, como buques de primera linea de la flota. La ultima de las cinco unidades fue dada de baja de las listas de la Armada en 2009.


2 comentarios:

  1. Me alegro verte de nuevo con publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo.volvemos a la linea de fuego.

      Saludos

      Eliminar